Tengo mil ganas de hacer pipí

Si estás embarazada y cada cinco minutos tienes la sensación de: “tengo mil ganas de hacer pipí”, es normal.

Durante el embarazo la sensación de una gran necesidad de ir con más frecuencia al baño (aunque no hayas tomado líquidos en exceso), aumenta y es más frecuente a partir del segundo trimestre. Esto sucede porque disminuye la capacidad de almacenamiento de la vejiga.

La causa

Este trastorno es muy común en las primeras semanas de la gestación y se llama micción frecuente, debido a los cambios hormonales propios del embarazo. Suele intensificarse en los últimos meses, cuando el útero ha crecido tanto que presiona a otros órganos, entre ellos la vejiga, donde se acumula la orina.

¿Qué hacer?

Ve al baño con frecuencia y no te aguantes. Por otro lado, consume alimentos con poca grasa, aumenta tu consumo de verduras y bájale a las harinas. Si tu médico lo indica, haz ejercicio de bajo impacto. Cuando te acuestes a dormir, hazlo recostada del lado izquierdo para aumentar el vaciamiento gástrico.

Tratamiento

Durante el embarazo necesitas beber más agua natural de lo habitual y no es conveniente limitarte. Si has bebido varios vasos de agua a lo largo del día, puedes reducir la dosis a la última hora de la tarde para evitar interrupciones del sueño.

La micción frecuente no requiere tratamiento si no va acompañada de otros síntomas. Debes consultar con tu médico si tienes fiebre, intensa sensación de sed, dolor en el abdomen o en la espalda y comezón o ardor durante la micción, porque podría tratarse de una infección en el tracto urinario que habría que curar lo antes posible ya que es de riesgo en el embarazo.

Pese a que el número de micciones diarias se multiplica, puedes retener líquidos y sufrir hinchazón en algunas partes de tu cuerpo, sobre todo en la cara, las manos, las piernas y los pies. Si es así, comunícaselo de inmediato a tu médico.

¿Cuántas veces te levantas al baño por la noche?

Related Posts