Recupera tu cuerpo después del embarazo

Recupera tu cuerpo después del embarazo, con constancia y disciplina, ¡sí se puede!

Es posible recuperar tu cuerpo después de dar a luz, ten paciencia, todo toma su tiempo, ten en mente que gozarás de una recuperación total después de un año. Sigue estas recomendaciones y… ¡ama a tu cuerpo!

Recupera tu cuerpo después del embarazo

Haz ejercicio

Necesitas respetar tu periodo de recuperación (normalmente el cuerpo tarda en regenerarse entre siete y nueve meses). Sin embargo, puedes empezar con una actividad física ligera que te ayudará justo a lograr esta misión de un modo saludable.

¿Cuándo y cómo iniciar?

Si tuviste parto y no hubo complicación, después de los 40 días empieza con caminata ligera. Te sentirás con ánimo, pues recuerda que el ejercicio es antiestrés y antidepresivo.

Nota: a los 45 días después del parto y pasados los tres meses de la cesárea, ya puedes buscar un entrenamiento que implique mayor fuerza. *Consulta antes a tu médico. Espera al menos 40 días para hacer abdominales y ejercicios que requieran mayor esfuerzo, consulta antes a tu ginecólogo.

Mantén una alimentación sana

Opta por muchas verduras y frutas; pescado y pollo, menos carne roja.

•Hidrátate durante el día: dos litros de agua es lo que se recomienda.

Dosifica los chocolates y los postres.

Di no al café, al alcohol, al cigarro y los refrescos.

•Bebe jugos y aguas de frutas naturales.

•Consume frutas como manzana, pera o guayaba; en menor cantidad la sandía, melón, mango o naranja, que son muy dulces.

No te brinques comidas; debes tener tus tres alimentos fuertes y dos colaciones cada día. De lo contrario, tu organismo acumulará grasa corporal para tener energía (por lo que engordas y sufres de más enfermedades), pues no sabe cuándo recibirá alimento.

Consume proteína sobre todo, porque es lo que genera músculo.

•Prefiere los carbohidratos sanos: alimentos integrales y ricos en fibra (quinoa, avena, plátano…), que te brindan importantes nutrientes. Evita los procesados ricos en azúcar y los granos refinados, como las harinas (pan, galletas, pastas…).

•No comas carbohidratos antes de dormir, porque durante la noche el cuerpo se regenera y, en lugar de ello, lo pondrías a trabajar más y por más tiempo, por lo que amanecerías con hambre.

Duerme bien

Cuando descansas bien, tu organismo se regenera adecuadamente y puede funcionar mejor al siguiente día.

Calma tus antojos

•Tómate media taza de agua tibia con un limón exprimido en las mañanas; te ayuda a limpiar y estimular todo tu proceso digestivo.

•Si llegas a tu hora de comida con mucha hambre, bebe un vaso de agua antes de iniciar los alimentos para que te sientas un poco satisfecha. Hazlo siempre antes de la cena.

•Entre semana come lo más saludable que puedas y el fin de semana date permisos de antojos, pero sin excesos.

Automotívate

Sé el mejor ejemplo para tu hijo. Los primeros siete años de vida los niños aprenden todo de sus papás: hábitos, valores, conocimientos, la forma de comer… ¿Qué te gustaría enseñarle a tu pequeño? Opta por transmitirle lo mejor de ti.

Reafirma tu busto

Después de dar a luz, los senos aumentan mucho su tamaño y disminuyen rápido, para recuperar la firmeza,  usa bras de lactancia, con ejercicios para tonificar los músculos, usa cremas hidratantes y reafirmantes. Prefiere el agua tibia-fría para bañarte.

Ejercita tu vagina

Recupera tu cuerpo después del embarazo, ya que las paredes vaginales suelen quedarse distendidas por el paso del bebé. Para recuperar su firmeza ejercita el periné con los ejercicios de Kegel (contraer los esfínteres como si se cortara un chorro de orina imaginario). En caso de episiotomía, hay que esperar unas tres semanas hasta que esté bien cicatrizada. No te asustes si al reanudar las relaciones sexuales (espera 40 días) notas sequedad vaginal. Todo volverá a la normalidad cuando llegue la regla y dejes la lactancia.

Si te hicieron cesárea, trata de descansar y estar relajada ya que tu herida tardará en cerrarse un mes.

Consiente a tu piel

Las manos y pies suelen agrietarse, lucir blanquecinos o sentirse rugosos al tacto, ¡no te preocupes! Volverán a ser suaves si, con una piedra pómez, frotas con delicadeza las partes ásperas y finalizas aplicas una crema humectante.

Devuelve la suavidad a codos, rodillas y espalda si al bañarte aplicas una exfoliante y masajeas el área con un guante o cepillo de crin. Humecta con una crema con ingredientes naturales como cacao, aloe vera o miel. 

Si tu piel se ve seca, aplica exfoliante aún con la piel húmeda, (alguno que no deba enjuagarse), luego, ponte un aceite corporal, cuando se haya absorbido, termina con una crema muy hidratante.

Para que tu cuerpo cambie toma en cuenta que 70 % es alimentación sana y 30 % ejercicio.

¿Qué haces para verte más joven?

Te decimos cómo relajarte…

https://padresehijos.mx/ser-mama/meditar-como-aprender-beneficios-salud/

Related Posts