¿Puedo llevar al bebé a la playa?

Muchas mamás se preguntan si pueden llevar al bebé a la playa, ¡claro! Solo debes tomar algunas precauciones.

¿Puede llevar a mi bebé a la playa?

Claro que se puede llevar a los bebés a la playa incluso desde muy pequeñitos siempre y cuando lo cubras con gorros y sombrillas y, apliques algún filtro solar para proteger su piel. Muchos papás sugieren que es más divertido llevar a los bebés a la playa cuando gatean o comienzan a caminar, ya que disfrutan aún más el contacto con la arena. Además, su piel también es un poco menos delicada frente al reflejo del sol en la arena, cosa que también hay que vigilar. Tanto la arena seca como la húmeda le ofrecen texturas muy interesantes para gatear y jugar, solo hay que tener cuidado de que no se la lleven a la boca. 

Recuerda que los rayos solares son menos dañinos en las primeras horas de la mañana (de 8 a 10 am. ) y a última de la tarde (después de las 17:30). Evita asolear al bebé fuera de este rango de tiempo. 

¿Puede nadar en el mar o en la piscina?

Los bebés pueden disfrutar de unos minutos en el mar a la edad de dos meses, siempre que el agua no esté demasiado fría y con cuidado de no sumergirlo de manera que el agua le entré en los oídos y ojos. 

Con respecto a las piscinas, la recomendación general consiste en llevarlos cuando estén muy cerca de cumplir un año de edad, esto con el fin de prevenir infecciones, ya que las albercas pueden guardar una gran concentración de bacterias. Cuanto mayor sea el peque, más podrá permanecer más tiempo en el agua. Sin embargo, hay que estar atentos siempre a su temperatura corporal. Por una simple cuestión de superficie, su cuerpecito es más susceptible al frío que el de los adultos. 

 

Foto: Pinterest

¿Puede jugar desnudo en la arena?

Aunque la arena no es el espacio más limpio al que puede acceder el bebé, el poco tiempo que pase jugando puede ser más beneficioso que perjudicial, pues el contacto con la arena estimula su circulación

¿Ya puede aprender a nadar?

De acuerdo con los especialistas, un niño puede aprender a nadar en toda la expresión de la palabra hasta los cuatro años. Mientras tanto, los bebés pueden aprender a flotar con la ayuda de papá o mamá y perder el miedo al agua. Este es un buen momento para disfrutar en familia y una buena preparación para las verdaderas lecciones de nado del futuro.

 

Related Posts