Hipertensión en niños

Descubre cómo se manifiesta la hipertensión infantil y cómo tratarla de manera adecuada.

A pesar de ser un padecimiento más recurrente en adultos, la hipertensión también puede presentarse desde la infancia. Esta es muy difícil de identificar, ya que en muchas ocasiones es asintomática y sólo se puede detectar con estudios.

 

Existen dos tipos de hipertensión: la primaria, que es más recurrente en los adultos y se desarrolla por causa de otra enfermedad como obesidad y diabetes; y la secundaria, que es más común en niños o adolescentes y está asociada con problemas renales.

 

Los factores que pueden provocar hipertensión arterial son: bajo peso al nacer, padres hipertensos, insuficiencia renal crónica, colesterol y sobrepeso. Además, los padres con hábitos de beber café, fumar o tomar alcohol tienen mayores posibilidades de tener un hijo hipertenso, y también si usaron anticonceptivos orales antes de procrear.

 

TE RECOMENDAMOS: 10 tips para combatir la obesidad infantil

 

 

 

 

Un niño hipertenso puede tener problemas como dolor de cabeza, enrojecimiento de la cara, irritabilidad, mareos, sangrado nasal y fatiga. No obstante, la mayoría de los pacientes no presentan estos síntomas, hasta que la hipertensión está muy avanzada.

 

Es recomendable tomar la presión de los pequeños a partir de los 3 años de edad, aunque no tengan antecedentes de hipertensión. Puedes pedirle a tu pediatra que lo haga en su cita rutinaria.

 

Recuerda que un pequeño sano crece más feliz.

 

NO TE PIERDAS: Grasas, sí con precaución

 

 

 

Related Posts