Cómo saber si mi perra esta embarazada

El embarazo de las perras dura aproximadamente entre 62 y 64 días, es decir, unos dos meses.
husky en jardín

Dar la bienvenida al mundo a una nueva camada de cachorros es muy gratificante, pero los embarazos de perros pueden ser confusos y estresantes, además de requerir mucho tiempo y ser costosos.

Si estás pensando en cruzar a tu perra, hay mucha información que debes conocer. Debes estar familiarizado con el estándar de tu raza y con las recomendaciones de las pruebas de salud de cada raza, así como con las responsabilidades que tendrás a la hora de criar cachorros sanos y bien socializados. También necesitarás conocer los signos de embarazo en las perras y la mejor manera de cuidar a tu perra embarazada. He aquí las respuestas a algunas de tus preguntas.

¿Cuánto dura el embarazo de las perras?

El embarazo de las perras dura aproximadamente entre 62 y 64 días, es decir, unos dos meses, aunque predecir el momento del parto puede ser difícil porque la fecha de apareamiento no siempre coincide con la fecha de concepción. La duración del embarazo también puede variar con la raza y el tamaño de la camada.

Durante el primer mes de gestación, los óvulos fecundados viajan hasta el cuerno uterino, donde se incrustan en el revestimiento a los 15-18 días aproximadamente. El crecimiento del feto es rápido durante el inicio de la gestación, y estas hinchazones duplican su diámetro cada 7 días, según Merck.

Al final del primer mes, el veterinario puede detectar el latido del corazón del feto, y el desarrollo se acelera en el segundo mes cuando los embriones se convierten en cachorros reconocibles. Al final del segundo mes y al principio del tercero, los cachorros están listos para nacer.

Cómo saber si una perra está embarazada

Las perras no tienen la opción de recoger un test de embarazo en la farmacia, lo que significa que tenemos que confiar en otros métodos para determinar si una perra está embarazada. La forma más precisa de saber si una perra está embarazada es mediante pruebas de diagnóstico.

  • Palpación: Si se conoce la fecha de apareamiento de la perra, el veterinario puede realizar una palpación abdominal a partir de los 28-30 días aproximadamente. En esta fase del embarazo, los cachorros se sienten como pequeñas pelotas de golf o uvas, dependiendo del tamaño de la perra. Estas “bolas” son sacos llenos de líquido que rodean al feto. La palpación abdominal no debe intentarse sin la ayuda de un veterinario, ya que podría dañar a los cachorros. Los sacos pierden su forma distintiva después de un mes, por lo que el momento de realizar esta prueba es importante.
  • Ultrasonido: Como alternativa, el veterinario puede hacer un ultrasonido entre los 25 y 35 días de gestación. El ultrasonido suele detectar los latidos del corazón del feto, lo que permite estimar el número de cachorros que lleva la perra. Los latidos de los cachorros son de 2 a 3 veces más rápidos que los de la madre.
  • Prueba hormonal: Alrededor de los 25-30 días de gestación, el veterinario puede realizar un análisis de sangre para medir los niveles hormonales de la perra y ver si produce la hormona relaxina. La relaxina sólo se produce durante el embarazo, por lo que la prueba es relativamente precisa.
  • Las radiografías son una de las formas más eficaces de determinar si una perra está embarazada. Sin embargo, es mejor hacerla a los 55 días o más, ya que el sistema óseo de los cachorros no aparece en una radiografía hasta entonces. Una radiografía en este momento permite obtener un recuento preciso del número de cachorros, lo que le permitirá saber cuándo la perra ha terminado de dar a luz.

Signos de embarazo en perros

Las pruebas de diagnóstico no son la única forma de determinar si una perra está embarazada, aunque son las más precisas. Hay signos de embarazo en la perra a los que se puede prestar atención, como por ejemplo

  • Aumento del apetito
  • Aumento de peso
  • Aumento del tamaño de los pezones
  • Vientre hinchado
  • Se cansa más fácilmente
  • Comportamiento de anidación
  • Más cariñoso
  • Irritabilidad

Además, algunas perras pueden vomitar y tener una disminución del apetito durante unos días en las primeras semanas debido a los cambios hormonales. Algunas perras mostrarán estos signos, pero en realidad pueden estar experimentando un falso embarazo. También hay otras afecciones que pueden provocar cambios en el apetito, aumento de peso e hinchazón del abdomen. Para descartar una afección más grave, lleva a tu perra al veterinario para que la revise.

Cuidados de una perra embarazada

Una vez que hayas determinado que tu perra está embarazada, hay algunos pasos que debes seguir para asegurarte de que se mantiene sana durante todo el embarazo.

Alimentación durante el embarazo de una perra

Una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu perra embarazada es asegurarte de que recibe una nutrición adecuada. Si la perra ya toma un alimento de buena calidad y tiene un peso saludable, no es necesario hacer ningún cambio en su dieta durante los dos primeros tercios del embarazo, a menos que el veterinario le indique lo contrario. De hecho, aumentar la cantidad de comida en esta fase puede ser perjudicial.

A medida que su peso aumente en las últimas semanas de su embarazo, los veterinarios recomiendan aumentar su ingesta de comida gradualmente, hasta que consuma entre un 35 y un 50 por ciento más de lo habitual. Aumenta la ingesta poco a poco y dale comidas pequeñas y frecuentes, ya que las comidas abundantes pueden causar malestar.

Ejercicio durante el embarazo de una perra

Si quieres cruzar a tu perra, algunos veterinarios creen que limitar el ejercicio extenuante durante las dos primeras semanas de gestación favorecerá la implantación de los embriones. Después, el ejercicio normal está bien hasta que el vientre de tu perra se agrande. “Durante su último trimestre, el mejor ejercicio para tu perra no debe ser excesivamente extenuante. Paseos más cortos y posiblemente más frecuentes serán más beneficiosos para la madre, ya que necesita su energía para llevar a los cachorros y darles nutrición.

Visitas al veterinario durante el embarazo de una perra

Antes de cruzar a tu perra, llévala al veterinario para que le haga una revisión prenatal. Debe estar al día con las vacunas. El veterinario probablemente le recomendará un examen fecal para comprobar la presencia de parásitos intestinales o simplemente desparasitar a la perra con un medicamento adecuado para ella antes del apareamiento.

En la actualidad se cree que la desparasitación de la perra preñada con un desparasitador adecuado (Fenbendazol) a partir del tercer trimestre (alrededor del día 40 de gestación) y continuando hasta unos 14 días después del parto disminuye significativamente la cantidad de ascárides y anquilostomas en los cachorros recién nacidos, lo que les permite crecer y desarrollarse al máximo.

También debes preguntar a tu veterinario qué hacer en caso de emergencia cerca del momento del parto previsto y establecer un plan con tu familia y el cuidador de mascotas.

Las visitas regulares al veterinario pueden ayudar a la perra a mantenerse sana durante el embarazo.

Cuando el veterinario confirme el embarazo de la perra, también la examinará para detectar cualquier problema mecánico o anatómico que pueda tener la perra y que le impida tener una camada normal.

Este es un buen momento para discutir la planificación sobre si es necesario considerar y programar por adelantado un parto normal o una cesárea. Si durante el examen el veterinario determina que la perra ya está preñada, y si el embarazo es un accidente, también es un buen momento para hablar de tomar precauciones en el futuro, como la esterilización, para evitar más camadas sorpresa.

Cómo prepararse para la llegada de los cachorros

A medida que se acerca el final del embarazo de tu perra, notarás un aumento significativo de las mamas y los pezones, e incluso podrías detectar un poco de líquido lechoso a medida que las glándulas mamarias se desarrollan y agrandan. Su abdomen aumentará de tamaño y es posible que se balancee un poco al caminar. Al final del embarazo, es posible que puedas ver o sentir a los cachorros moviéndose dentro de la madre.

En este momento, debes prepararte y preparar a tu perra para el parto. La mejor manera de hacerlo es instalar una caja de parto. Las cajas de parto ofrecen un lugar seguro, cálido, sin corrientes de aire y fácil de limpiar para que tu perra tenga a sus cachorros. Existen cajas de parto que se pueden comprar o incluso se puede utilizar una pequeña piscina de plástico para niños. La caja de parto debe ser fácil de entrar y salir para la madre, pero no para los cachorros. Es posible que tu perro prefiera tenerlo en una zona tranquila de la casa, pero en una zona a la que puedas acceder fácilmente.

Una vez que hayas comprado o construido el paritorio, tómate un tiempo para que tu perra se acostumbre a él. Si no le presentas el paritorio con antelación, es posible que decida dar a luz en otro lugar, como el armario.

Si es la primera vez que cruzas a tu perra, habla con tu veterinario sobre tu papel durante el parto, y lee y aprende lo que necesites saber. A menos que piense contar con un criador experimentado, es necesario que estés preparado para intervenir cuando sea necesario durante el proceso de parto. Siempre es una buena idea tener a otra persona allí contigo para ayudar a mantener a los cachorros cálidos o para asistirte si necesitas ayuda.

Lista de suministros para el parto de tu perra:

  • Mucho papel periódico para forrar la caja de parto durante el parto para facilitar la limpieza y bolsas de basura
  • Alfombrillas de baño antideslizantes para la cama después del parto
  • Toallas secas y limpias para limpiar a los cachorros
  • Toallas de papel para facilitar la limpieza
  • Termómetro para comprobar la temperatura de la perra antes del parto
  • Tijeras limpias y esterilizadas para cortar los cordones umbilicales
  • Hilo dental sin cera para atar los cordones umbilicales
  • Yodo para limpiar el abdomen de los cachorros después de cortar el cordón y para aplicar en el extremo del cordón umbilical cortado
  • Lámpara de calor colocada en lo alto de la caja, sólo en una esquina, para que los cachorros puedan arrastrarse hasta un lugar más fresco de la caja o una bolsa de agua caliente para mantener a los cachorros calientes (ten cuidado de que no esté demasiado caliente).
  • Jeringuilla para limpiar la nariz y la boca de los cachorros
  • Una báscula para bebés en gramos
  • Miel o jarabe de maíz ligero
  • El número de teléfono del veterinario y el número de una clínica de urgencias cercana

Parto de una perra

Cuando se acerque el momento de tu perra preñada, estate atento a los signos de advertencia del parto. Las perras embarazadas pueden dejar de comer unos días antes del parto y también pueden empezar a intentar construir un “nido”, con suerte en la caja de parto.

Muchas perras preñadas próximas al parto empiezan a jadear con fuerza. Un descenso de la temperatura rectal suele preceder al parto en unas 8-24 horas, pasando de una temperatura normal (38 a 39 grados Fahrenheit) a 37 grados o incluso menos. Muchas perras listas para parir pueden no comer o comer muy poco.

Las contracciones abdominales pueden comenzar lentamente y ganar fuerza y frecuencia; a veces son más fuertes durante el primer parto, acompañadas de esfuerzos y gemidos. Es posible que veas salir la bolsa de agua cuando hay un cachorro en el canal de parto, y en una hora debería nacer el primer cachorro.

Cada cachorro nace encerrado en su membrana placentaria y, en cada caso, la madre lame al cachorro enérgicamente y le arranca esta membrana, a veces comiéndosela. Si ella no la retira, tendrás que hacerlo tú, ya que los cachorros no pueden sobrevivir más que unos pocos minutos antes de que se agote su suministro de oxígeno. Es posible que tengas que frotar al cachorro con una toalla limpia hasta que le oigas llorar.

La perra también debería cortar el cordón umbilical mientras limpia a sus cachorros. Si no lo hace, debes cortar el cordón y atarlo a unos dos centímetros del vientre con un poco de hilo dental sin encerar. Debes limpiar el abdomen de todos los cachorros con yodo para evitar infecciones.

Algunas perras dan a luz uno tras otro, pero otras pueden dar a luz unos cuantos cachorros y luego descansar antes de dar a luz más. Si hay una pausa de más de dos horas, deberás llamar a tu veterinario. También debes llevar la cuenta del número de placentas. Una placenta retenida puede causar problemas a la madre. Por lo general, la duración total en horas de un parto normal es aproximadamente igual al número de cachorros en el útero. Así, una camada de 6 debería durar normalmente unas 6 horas en total.

No olvides ofrecer a la madre agua para beber y sacarla fuera para que haga sus necesidades si está en medio de una camada grande. A menudo necesitará orinar. Lleva toallas de repuesto y no la dejes sin supervisión, ya que a veces pueden expulsar a un cachorro mientras están fuera. Durante este tiempo, los cachorros deben mantenerse calientes en su caja de parto con una toalla ligera sobre ellos para evitar que se enfríen.

Todos los cachorros deben colocarse a lo largo del vientre de la madre, y hay que vigilar que los deje amamantar a todos en unas pocas horas. Vigila a los cachorros para asegurarte de que todos respiran con normalidad y se amamantan.

Posibles complicaciones en el parto del perro

A veces, durante el parto, las cosas van mal. Si experimenta alguno de estos signos, llama a tu veterinario:

  • La temperatura rectal de tu perra ha bajado hace más de 24 horas y el parto no ha comenzado.
  • La madre presenta síntomas de malestar grave, o si no da a luz al primer cachorro 2 horas después de que comiencen las contracciones, especialmente si ha expulsado una secreción verde.
  • Pasan más de 2 horas entre el alumbramiento de los cachorros, o la perra experimenta fuertes contracciones durante una hora sin que se produzca el parto o si la madre parece agotada.
  • Los temblores, los colapsos o los escalofríos son señales de advertencia de complicaciones graves que podrían poner en peligro tanto a la perra como a los cachorros.
  • Es normal que las perras expulsen un líquido verde oscuro o con sangre después del primer cachorro, pero si esto ocurre antes del primer cachorro, llama al veterinario.
  • Tu perra no muestra signos de haber parido 64 días después de su último apareamiento.
  • Todas las placentas no han sido expulsadas.
    Los cachorros no están lactando.

El embarazo puede ser un momento estresante para los perros y los dueños, pero no tiene por qué serlo. Cuanto más conozcas de antemano el embarazo de tu perra, mejor preparado estarás para cuidarla. Para obtener más información sobre el embarazo de la perra, consulta a tu veterinario.

Recuerda que tus responsabilidades no han hecho más que empezar. Criar a los cachorros recién nacidos -asegurarse de que están sanos, bien socializados y colocados en hogares amorosos para siempre- es un trabajo grande e importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts