Cómo saber si mi gata está embarazada

El periodo de gestación de los gatos es de 64 a 66 días. Se puede considerar que 63 días, o nueve semanas, es el periodo medio de gestación.
Cómo saber si mi gata está embarazada

Si tu gata ha estado recientemente en celo y ha tenido acceso a un gato macho sin esterilizar, existe la posibilidad de que esté embarazada. Una gata preñada mostrará cambios físicos y de personalidad que se harán más evidentes alrededor de tres semanas después de la cruza.

El periodo de gestación de los gatos es de 64 a 66 días. Se puede considerar que 63 días, o nueve semanas, es el periodo medio de gestación.

Cambios físicos en una gata embarazada

Busca estos signos en el cuerpo de tu gata que indican embarazo:

  • Los ciclos de celo cesan: Éste puede ser el primer signo que se advierte del embarazo de una gata. Si una gata ha estado pasando por ciclos de celo cada 10 días o dos semanas, y de repente deja de hacerlo, es probable que esté embarazada.
  • Los pezones se hinchan y adquieren un color más rosado: Los criadores llaman a esto “pinking-up”, y puede ser el primer signo visual que verá en una gata embarazada.
  • Aumenta el apetito: Una gata embarazada mostrará un mayor interés por la comida. Al fin y al cabo, una gata embarazada no sólo come para sí misma, sino para varios fetos.
  • Aumento de peso: La mayoría de las gatas preñadas aumentan entre 1 y 2 kg de peso corporal a lo largo del embarazo.
  • Vómitos: Las gatas embarazadas pueden sufrir algunos ataques de “náuseas matutinas”, al igual que las futuras madres humanas. Esto en sí mismo no es necesariamente una razón para preocuparse, pero si los vómitos continúan o son frecuentes, hay que ponerse en contacto con el veterinario para pedirle ayuda.
  • Inflamación del abdomen: Alrededor de la quinta semana de embarazo, el abdomen de la gata embarazada empezará a hincharse notablemente. Seguirá aumentando hasta el momento del parto.

Cambios de personalidad en una gata embarazada

Estos cambios de carácter y estado de ánimo también son indicativos del embarazo:

Mayor afecto: Su gato puede volverse más cariñoso de lo normal y buscar con frecuencia su atención. No dudes en dársela.
Aumento del sueño: Muchas gatas embarazadas duermen más horas al día que antes del embarazo.

Diagnóstico clínico de embarazo en gatos

Si su gata ha recibido atención veterinaria regular y los signos previos de embarazo son evidentes, puede que no sea necesario obtener un diagnóstico oficial de un veterinario. Sin embargo, es una buena idea que el veterinario examine a tu gata y se asegure de que está en buenas condiciones.

  • Palpación del abdomen del gato: El veterinario puede sentir los fetos de la gata embarazada palpando y presionando suavemente su abdomen. Esto suele ocurrir alrededor del día 17 al 25 de la gestación.
  • Ecografía del abdomen de la gata: Una ecografía puede detectar los fetos a partir de la segunda semana de embarazo, y los latidos del corazón pueden detectarse a partir de la tercera semana.
  • Radiografías (rayos X): El veterinario puede realizar una radiografía del abdomen de la gata cuando esté más avanzada la gestación para determinar el número de gatitos que lleva. Se trata de una radiación menor que no será perjudicial para los gatitos ni para la madre. Las espinas dorsales y los cráneos de los gatitos comienzan a ser visibles en las radiografías después de unos 42 días de embarazo.

Si se confirma que tu gata ha quedado preñada, es el momento de tomar decisiones importantes. Si decides esterilizarla y evitar que el embarazo llegue a término, debes hacerlo lo antes posible. Si no, prepárate para ayudar a cuidar a los gatitos y encontrarles un buen hogar.

Señales de que tu gata va a dar a luz pronto

Una vez que la gata comience el trabajo de parto activo, procura no molestarla. Obsérvela desde una distancia segura para garantizar que no se angustie. Estos signos indican que los gatitos están en camino:

  • Actividades de anidación: A medida que se acerca el parto, la gata preñada puede buscar lugares tranquilos y privados para que se produzca el nacimiento. Esto suele comenzar hasta dos días antes del parto, pero puede empezar sólo unas horas antes.
  • Inquietud: Entre 24 y 48 horas antes del parto, la gata embarazada puede parecer inquieta o ansiosa. Puede entrar y salir de su área de anidación, casi como si estuviera paseando.
  • Vocalización: Además de los paseos y el comportamiento inquieto, la gata puede maullar y gritar más de lo normal.
  • Temperatura corporal baja: Entre 12 y 36 horas después del parto, la temperatura corporal de su gata caerá por debajo de los 100 grados Fahrenheit (la temperatura normal suele estar entre 100,5 y 102,5 grados Fahrenheit).
  • Pérdida de apetito: Es probable que la gata embarazada haya tenido un apetito activo durante su embarazo. A medida que se acerca el parto, tendrá una drástica disminución del apetito.
  • Lamer la vulva: A medida que se acerca el parto, la gata comenzará a lamerse la vulva para limpiar una leve secreción. Es probable que no veas esta secreción, ya que ella querrá mantener la zona limpia.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts