¿Cómo preparar el biberón?

El primer paso es lavarse las manos y limpiar bien la superficie donde se va a preparar. Es importante seguir al pie de la letra las indicaciones que aparecen en el envase de la leche.

1. Las cucharas dosificadoras nunca deben llenarse colmadas, sino rasas. De lo contrario, saldrá una leche demasiado espesa y el bebé tomará un exceso de grasa, proteínas y minerales. Esto podría acarrearle cólicos, diarreas, obesidad o alguna otra alteración estomacal. Tampoco debes añadir más agua de la indicada en cada dosis, porque corres el riesgo de que el pequeño esté insuficientemente alimentado.

2. Debes hacer la mezcla siempre en el momento, no antes (se puede mantener caliente el agua, pero no la leche, pues se podría contaminar). Una vez añadidas las cucharadas rasas, debes agitar el biberón para que no queden grumos que puedan obstruir la tetina.

3. Antes de ofrecérselo al bebé, hay que comprobar que el flujo de la tetina sea adecuado (varias gotas por segundo) y también la temperatura de la leche, la cual debe oscilar entre 35 y 37 °C. En ningún caso debe estar más caliente. No importa si queda más tibia, pero no es bueno que esté fría, porque puede producir retortijones y deposiciones muy blandas. Para comprobar la temperatura, basta con echar unas gotas en la cara anterior de la muñeca.

El primer paso es lavarse las manos y limpiar bien la superficie donde se va a preparar. Es importante seguir al pie de la letra las indicaciones que aparecen en el envase de la leche.

Related Posts