39 semanas de embarazo

A las 39 semanas de embarazo, los signos de parto son lo que más te preocupa
semanas de embarazo

39 semanas de embarazo

El bebé por fin ha llegado a término. Probablemente sientas que quieres sacar a este bebé. No estamos seguros, pero la impaciencia y el malestar que sienten las futuras mamás en torno a las 39 semanas de embarazo (y más allá) podrían ser la forma que tiene la naturaleza de prepararte mentalmente para el parto. ¿Recuerdas lo asustada que estabas antes de dar a luz? Ahora, en la semana 39 de embarazo, no te importa lo que cueste, ¡sólo quieres dejar de estar embarazada!

¿Qué tamaño tiene el bebé a las 39 semanas?

A las 39 semanas de embarazo, el bebé es tan grande como una calabaza de Halloween. El feto de 39 semanas mide unos 50.1 cm de largo y pesa unos 3.3 kg. Y el bebé sigue creciendo, a pesar de estar tan apretado dentro de tu vientre de embarazada de 39 semanas.

¿Cuántos meses son 39 semanas de embarazo?

Sí, 39 semanas de embarazo son nueve meses de embarazo. La semana que viene, terminarás este último mes de embarazo y llegarás a la fecha prevista de parto (es decir, si no te pones de parto esta semana). Esto es muy emocionante.

Síntomas del embarazo de 39 semanas

Los síntomas típicos del embarazo de 39 semanas son similares a los que has experimentado en las últimas semanas. Sin embargo, la mayoría son señales de que el parto se producirá pronto. Esto incluye:

  • Contracciones de Braxton Hicks. A las 39 semanas de embarazo, los cólicos o la tensión del útero pueden parecer bastante constantes, hagas lo que hagas. Por lo general, estos dolores de parto “de práctica” comienzan en la parte delantera del cuerpo y se alivian cuando cambias de posición. Sabrás que se trata de un parto real cuando empiecen en la parte superior del útero y se vuelvan más frecuentes y regulares.
  • Presión pélvica. Mientras te pones en posición para el parto, el bebé puede estar sentado tan abajo que la parte inferior de tu torso se siente pesada e incómoda.
  • Entrepierna explosiva. Como el bebé está tan bajo, sus movimientos pueden golpear algunos nervios sensibles, provocando sensaciones punzantes en la pelvis y la vagina… ¡como un rayo!
  • Necesidad de anidar. Algunas futuras mamás dicen que sienten una oleada de energía y un fuerte deseo de limpiar su casa justo antes de que nazca el bebé. Sin embargo, no te vuelvas demasiado loca. No querrás agotarte antes del parto.
  • Tapón de moco y/o espectáculo de sangre. A las 39 semanas de embarazo, el tapón mucoso es una secreción tan espesa como el moco y a veces tiene un matiz de sangre. (La sangre es, lo has adivinado, el espectáculo de sangre). Y aunque mucha gente considera que esto es una señal de que pronto te pondrás de parto, no hay una ciencia exacta al respecto, así que es difícil decir cuándo.

¿Qué debería sentir a las 39 semanas de embarazo?

Probablemente un poco de todo. Es probable que pases por muchos de los síntomas de las 39 semanas de embarazo. En un momento dado, te sientes con mucha energía, realizando todas las tareas de la casa antes de tener al bebé, y al siguiente quieres acurrucarte en la cama con tu almohada y echar una cabezadita. También es posible que sientas expectación (¡oh, el bebé ya está aquí!) y un poco de nerviosismo (¡oh, el bebé ya está aquí!). ¡Lo tienes, mamá! Y si eres la rara futura mamá que está embarazada de 39 semanas con gemelos, ¡felicidades! Has mantenido a esos bebés cociendo a pesar de las probabilidades de un parto prematuro (y a pesar de tu malestar general). Probablemente sientas muchos síntomas del embarazo de 39 semanas, incluyendo las ganas de sacar a tu gemelo de tu barriga de embarazada de 39 semanas y llevarlo al mundo. No te preocupes, ¡el final está muy cerca!

Señales de parto a las 39 semanas de embarazo

Otros síntomas son la forma que tiene tu cuerpo de decirte que el bebé está llegando lo antes posible. A las 39 semanas de embarazo, los signos de parto son lo que más te preocupa. Es importante saber cuáles son, pero no te preocupes demasiado por si te pones de parto sin darte cuenta. En la mayoría de los casos, los síntomas del parto serán tan fuertes y tan diferentes de los que has estado experimentando que no podrás ignorarlos.

Llama a tu ginecólogo si experimentas alguno de estos síntomas:

  • Ruptura de aguas. Puede que no sea como en las películas: puede que tengas un goteo lento en lugar de un enorme chorro de agua. Pero si a las 39 semanas de embarazo la secreción es acuosa en lugar de su consistencia habitual, probablemente significa que el saco amniótico se ha roto y es probable que te pongas de parto en cuestión de horas.
  • Contracciones regulares. Si tienes contracciones repetitivas y dolorosas en el vientre, empieza a cronometrar las contracciones. Si siguen apareciendo y el tiempo entre ellas se acorta, estás en la fase inicial del parto. La duración de esta fase varía de una madre a otra (sí, pronto serás madre), así que mantén informado a tu obstetra y sigue sus indicaciones para ir al hospital en el momento en que el parto esté activo.
  • A las 39 semanas de embarazo, es posible que aún no haya aparecido ningún signo de parto, ¡y eso también está bien! La futura madre primeriza se pone de parto de forma natural a las 41 semanas, y la madre primeriza tiende a hacerlo a las 40 semanas. Y mientras algunas mujeres empiezan a mostrar signos de parto -cuello uterino dilatado y/o borrado, contracciones regulares, etc.- semanas o días antes de dar a luz, otras pasan de cero a 10 centímetros de dilatación en cuestión de horas.

¿Se puede estar de parto sin tener contracciones ni romper aguas?

Las contracciones son la forma que tiene el cuerpo de prepararse para el parto, así que las necesitas para estar de parto. (Nos referimos a las contracciones reales, no a las de Braxton Hicks). Otra cosa es que se rompa la bolsa, algo que no ocurre de forma natural en todas las mujeres. Si has llegado a la fase de las contracciones en el hospital y no has roto aguas, tu médico puede encargarse de ello cuando llegues. Si rompes aguas y no tienes contracciones, ponte en contacto con tu ginecólogo, ya que esto puede suponer un riesgo de infección.

Cómo inducir el parto a las 39 semanas

Ahora que estás embarazada de 39 semanas (¡a término!) y tienes ganas de dar a luz, te preguntarás cómo inducir el parto de forma natural en casa. Tomar aceite de ricino y remedios a base de hierbas no se consideran seguros, y comer comida picante no lo hará. Pero hay algunas cosas que suelen ser seguras y pueden funcionar:

  • Caminar. Ponte los tenis y sal a dar un largo paseo. No es un método médicamente probado para inducir el parto a las 39 semanas, pero algunos expertos creen que la gravedad empujará al bebé hacia el cuello del útero y la presión iniciará la dilatación.
  • Acupuntura. Tampoco está demostrado, pero hay indicios que sugieren que esta práctica ancestral regula el flujo sanguíneo, lo que estimula la dilatación del cuello uterino.
  • Mantener relaciones sexuales. Algunos creen que tener un orgasmo (que puedes alcanzar sin problemas con o sin tu pareja) puede ayudar a provocar las contracciones. No está de más intentarlo, ¿verdad?

Para algunas mujeres con 39 semanas de embarazo, el médico puede recomendar una inducción médica. Los motivos para inducir el parto son, entre otros, las complicaciones (preeclampsia, diabetes gestacional, una enfermedad cardíaca), los problemas de la placenta y las infecciones del útero. La inducción también puede recomendarse si estás embarazada de 39 semanas de gemelos o si has roto aguas pero el parto no ha empezado por sí solo.

¿Debo afeitarme antes de dar a luz?

En esta etapa de 39 semanas de embarazo, afeitarse el vello púbico es una tarea bastante complicada. Te alegrará saber que no tienes que pasar por la molestia de afeitarte antes de dar a luz; de hecho, si te van a hacer una cesárea, te aconsejan que no lo hagas.

Ecografía a las 39 semanas de embarazo

Dentro de tu vientre de 39 semanas de embarazo, es probable que el bebé ya sea capaz de flexionar sus extremidades. El cerebro del bebé sigue desarrollándose rápidamente: ¡se vuelve más inteligente cada semana! Las uñas del bebé pueden sobrepasar las puntas de los dedos.

Una ecografía de 39 semanas de embarazo y una prueba de no estrés podrían ser necesarias para comprobar el bienestar del bebé, especialmente si estás embarazada de 39 semanas de gemelos. Tras ver los resultados de estas dos pruebas, es posible que tu médico te diga que todo parece estar bien o que te recomiende un parto prematuro.

A las 39 semanas de embarazo, no hay nada más que hacer que ir al médico cada semana, esperar al bebé y mantener la mente ocupada con pequeñas tareas. Si se hacen, estupendo. Si no, no pasa nada. Sabemos que es difícil relajarse, pero inténtalo.

¡Por fin a término!

Tu bebé ha llegado a término esta semana y está esperando para saludar al mundo. El término completo es de 39 a 40 semanas. Los bebés que nacen antes de las 37 semanas son prematuros, los que tienen entre 37 y 38 semanas están a principios de término, los que tienen 41 semanas están a termino tardío y los que nacen después de las 42 semanas están a termino posterior.

Sigue engordando

Sigue acumulando una capa de grasa para ayudar a controlar su temperatura corporal después del nacimiento, pero es probable que tu bebé ya mida unos 51 centímetros y pese mas de 3 kilos (Los niños tienden a ser ligeramente más pesados que las niñas).

Consejos para las 39 semanas de embarazo

Ponte a cocinar
Una de las cosas más productivas que puedes hacer durante la fase de anidamiento es poner en orden tu cocina. Abastécete de productos esenciales para la despensa y prepara comidas que puedas congelar ahora y recalentar después de llegar a casa con el bebé. Créenos, lo último que querrás hacer mientras te familiarizas con tu recién nacido es hacer la compra y cocinar comidas elaboradas.

Ve a darte un chapuzón rápido
A las 39 semanas, probablemente te sientas a punto de estallar. Quítate toda la presión y el peso de encima yendo a nadar; consulta primero con tu obstetra para asegurarte de que no estás marcada. Te sentirás ingrávida flotando en el agua, y eso puede ayudarte a aliviar los dolores y las molestias.

Instala la silla de auto
Si aún no lo has hecho, esta es una tarea que tú (o tu pareja) debería tachar de la lista de tareas pendientes antes de ir al hospital.

Duerme todo lo que puedas
Puede que esta sea la última semana en la que intentes dormir toda la noche durante un tiempo, así que aprovéchala. Acuéstate temprano y haz siestas si lo necesitas durante el día. ¡Necesitarás tus fuerzas para el gran día!

Recordatorios para la semana 39 de embarazo:

  • Programa tu visita prenatal de las 40 semanas
  • Conoce lo que ocurre durante el parto
  • Haz una lista de contactos para avisar que el bebé ya va a nacer
  • Asegúrate de que la ropa del bebé está lavada y lista para salir
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts
A los cuantos días puedo saber si estoy embarazada

3 semanas de embarazo

Mientras que algunas personas no sienten ninguna diferencia en esta fase inicial, otras pueden empezar a notar los síntomas del embarazo de 3 semanas.
Read More